lunes, febrero 12, 2007

No todas las opiniones son respetables

En este mundo en el que Democracia se utiliza como sinónimo de bondad, igualdad y otras muchas \.*dad\, todas ellas óptimas, a menudo se dice que hay que respetar las opiniones de todos. Eso no es cierto. Si un tipo opina que puede utilizar un medio de comunicación para opinar que la labor de ETA es justificable y de paso aprovecha para que pongan el punto de mira sobre la cabeza de gente inocente, ese tipo merece como mínimo no volver a ver la luz del sol. Y sí, la opinión de (casi) todos los demás seres humanos vale más que la de ese ser que, por otra parte, no vale nada.

Esta es una de sus opiniones (sacada de su referencia en la Wikipedia):
"Sus lloros son nuestras sonrisas y terminaremos a carcajada limpia" (tras el asesinato de un concejal y su mujer).

No, no todas las opiniones son respetables. Y la del juez que opina que porque haga una huelga de hambre se le debe rebajar 9 años de pena, tampoco. Aunque sólo sea porque alguien que ha matado a 25 personas debe perder todos sus derechos, y porque cualquier excusa debe ser buena para alejarle de una sociedad a la que odia.