domingo, marzo 11, 2007

(Poca) Memoria musical

Cuando era un mocoso más pequeño (nunca he dejado de serlo) un profesor, del que guardo alguno de mis mejores recuerdos como alumno, nos mandó hacer un trabajo para Música, aquella María de primero de Bachillerato. Todos versarían sobre música clásica (Mozart, Chopin...), salvo un par de ellos, que lo harían sobre los grandes del pop rock: The Beatles y Elvis. A mí me tocaron los primeros. Quizá este fue un punto de inflexión en mi vida -musicalmente hablando-, ya que perdí la oportunidad de ahondar en la música clásica -nunca me ha atraído, lo siento- pero aprendí a valorar la buena música pop.

Por aquél entonces era un irreflexivo más pequeño (tampoco he dejado de serlo), para el cual todo lo que sonase a música "de viejos" estaba pasado de moda. Sin embargo, cada disco que escuchaba era una bofetada a mi anterior opinión. Disco tras disco los Beatles me demostraron que nadie ha sido capaz de superarles en creatividad y atemporalidad. Desde entonces su discografía siempre está en mi colección: lo estuvo entre cintas primero, después cedés, y ahora, entre las gigas de emepetrés que se acumulan en mi disco. Son los mejores, aunque en mi lista ocupen en estos momentos el 4º puesto.

Hoy entraba en la página de los 40 buscando noticias sobre el nuevo disco de Deluxe (gran disco, seguro ;) ), y me encuentro con este titular: Los usuarios de los40.com eligen 'Labios compartidos' como mejor canción de Maná. Por favor. Maná lleva 15 años de trabajo, tres recopilatorios como mínimo, temazos como 'El Muelle de San Blas'... ¿cómo puede su último single ser lo mejor que han hecho?

Similar a esto recuerdo una encuesta que hicieron coincidiendo con el fin del milenio. Dirigida por Tony Aguilar, preguntaba a la audiencia por la mejor canción de la década. El pobre locutor, perplejo, veía cómo la gente votaba por, por ejemplo, el último single de Jennifer Lopez.

Igual pasa cuando viene gente a casa de fiesta y les pido elegir una canción a cada uno (usadas como semilla, el Amarok va conectándose a last.fm y genera una lista de reproducción acorde con lo inicial), constantemente la respuesta es "la de XXX - ¿cuál de todas? - la última.

Nos hemos convertido en devoradores de música. Ya con las radios y el "pirateo tradicional", pero especialmente con el emepetrés e internet, nos hemos vuelto trituradoras de acordes, que procesan temas en cadena sin pararnos a disfrutarlos y separar la paja del grano. Deberíamos hacer un ejercicio de purga: elegir cinco álbumes y no escuchar otra cosa durante meses. Cinco meses escuchando tan sólo algo realmente bueno. Ya veríamos después si seríamos capaces de escuchar el último hit de Paulina Rubio sin ir acompañado del video.