martes, enero 15, 2008

Valladolid 2.0 Fotógrafos de Internet

Quedáis todos invitados a visitar la exposición fotográfica Valladolid 2.0, Fotógrafos de Internet que tendrá lugar entre el 16 de enero y el 15 de febrero de 2008 en la sala de exposiciones del Pabellón de Cristal del Campo Grande (Acera de Recoletos, s/n. Tlfn. 983 219 310 Fax. 983 217 860).

Esta exposición se ideó y gestó dentro del grupo de Flickr Valladolid (España | Spain) del que los 14 fotógrafos aficionados participantes somos miembros.

Esperamos y agradeceremos vuestra visita.

Exposición Virtual - Valladolid 2.0
Presentación realizada por *Glauka.


¿Quiénes somos?

rogalonso
haciendo click
Aerismaud
Hispamex
Haciendo clack
Mandoestelar
Alvaro Herreras
Leanmar1
Leandro MA
Chema Concellon
rodcasro
ajgelado
Vodoo (aka Næ¢ħø)
Weiko

PRESENTACIÓN EXPOSICIÓN VALLADOLID 2.0, FOTÓGRAFOS DE INTERNET

El Excmo Ayuntamiento de Valladolid nos brinda, una vez más, la posibilidad de enfrentarnos al arte de nuestros días, en este caso a través de la fotografía como protagonista. Una actividad que cada vez tiene más seguidores, tanto en los creadores como en los espectadores.

Esta Exposición reúne diferentes visiones de varios fotógrafos afincados en Valladolid, que pisan el mismo suelo, que admiran las mismas calles, los mismos edificios, viven inmersos en el mismo paisaje urbano. Cada uno nos aporta su propia visión, recreándonos el paisaje urbano desde una perspectiva personal, compartiendo con nosotros su manera de relacionarse con lo cotidiano. Expresan a través del objetivo lo que a cada uno le cautiva, destacan lo que la ciudad les brinda, lo que les gustaría que les brindase y critican lo que, a su juicio, está de sobra.

Si la cultura consiste, entre otras cosas, en la capacidad que tiene el individuo para descodificar, para descifrar el mundo que le rodea, en este caso se nos presentan diferentes canales cada una de ellos con sus matices peculiares, con su perspectiva creativa que proponen al espectador interpretar la aparente objetividad de la realidad.

Todos ellos, siendo vallisoletanos nacidos o de adopción, se han conocido a través de Internet, en la ciudad global de calles intrincadas y aparentemente inextricables, pero en la que, para los iniciados es fácil encontrar lo que se busca. Se han encontrado en este foro de discusión, les ha unido la afición artística, se han conocido y tratado, y el trato ha propiciado un respeto y admiración mutuos, por eso han decidido agruparse en esta exposición que canaliza las aspiraciones de unos artistas que ahora se constituyen en colectivo.

Entre todos nos proponen nuevas perspectivas de la ciudad. Como contenedor de fantasmas, nos la enseña Rogelio García Alonso, en cuya fotografía los edificios son meros contenedores de las personas que aparecen en planos subalternos. La ciudad vacía por el fuerte aguacero primaveral, repleta de sillas en túnel tras de las que se adivina la vida, el diálogo, las tertulias, en las fotos de Luís Raimundo García Fernández. De ciencia en perspectiva que nos empuja hacia delante, pero cimentada sobre sólidas bases de luz; quietud del pasado, luminosidad del presente señalan caminos seguros lanzados con seguridad a un futuro en el objetivo de Laura García Morate .

Espacio público, parques y río, son el contexto elegido por Jesús Garrote Martín para reflexionar sobre el tiempo. El de los mayores en su venerable quietud se contrapone a la primavera de la juventud que renace en nuevos romances. Puente y río, reflejo de ciudad, reflejo de vida. Duro metal lagrimeante aparentemente ajeno al paso del tiempo en una ciudad que se refleja, idealizada, en los charcos tranquilos después de la tormenta, o que vuela en fugas imaginarias hacia estructuras de luz y color, en la cámara de Jesús González López . Inmanencia y trascendencia de una ciudad que se repiensa continuamente. Pilar Velasco Martín fascinada, según confiesa, por la riqueza de miradas que se pueden posar sobre cada punto, elige “la casa de la sabiduría”, evidenciando que las raíces áureas de la institución envuelven al hombre “individuo” anonadado por el peso de la ciencia humana que empequeñece a la persona. Álvaro Herreras Reguera, nos muestra luminosas perspectivas llenas de esperanza, de realizaciones que aparecen en el horizonte y que guían al visitante empujándole a soñar más allá del “in-finito”.

Leandro Martínez Arribas y Alicia González Rodríguez llaman la atención, en negro, sobre el túnel que con los puntos de luz nos empuja hacia la salida, luz que en el caso del monumento a José Zorrilla refuerza el gesto de la escultura que los autores sorprenden en incómodo diálogo con el maestro. Reflejos monócromos en los charcos de la acera que sirve de cimientos a la explosión colorista, de espacio abierto enmarcado por los edificios de la plaza mayor..

José María Pérez Concellón dibuja con su cámara. La fotografía se hace pintura porque el compositor ha meditado el cuadro y hace estéticamente inteligible algo tan aparentemente anodino como el muro bícromo de un edificio. La naturaleza muerta de la farola, que sirve como contrapunto a las personas, se recorta contra el fondo del muro lienzo. Creación creatividad, belleza… Rodolfo Rodríguez Castro nos introduce en otra dimensión estética a través de una fotografía en la que la comunicación es el centro de una imagen de equilibrada composición, y una ciudad rotunda tratada como eterno retorno de edificios, como noria paisajística que gira alrededor del espectador puesto en el centro. A Antonio Jesús Rodríguez Gelado le interesa destacar la ciudad de vida con ambiente primaveral, de mercados repletos, en una muestra inmejorable de la belleza de lo cotidiano. Contrasta con el contraluz colombino.

Juan Ignacio Sánchez Lara ha elegido el diálogo entre dos centros de sociabilidad. Uno reciente, el auditorio Miguel Delibes, otro consagrado por el tiempo, el Pasaje Gutiérrez. La luz artificial, estática, consolidada del segundo, contrasta con la indefinición del recién nacido auditorio, en el que la luz indefinida de un crepúsculo que amanece nos invita a confiar en el futuro. Roberto Vázquez González con sus pellizcos a Valladolid, nos presenta una rotundidad deformativa y preformativa de la ciudad que va hacia delante entre lo antiguo y lo moderno, entre el estatismo de lo monumental y la cotidianeidad de la calle.

No se conocían, y por lo tanto no podemos hablar de influencias mutuas, son vallisoletanos y se enfrentan a Valladolid, rescatan miradas sorbe la capital del Pisuerga, cada uno la suya, sin embargo, aquí y ahora están reunidos todos, podemos verlos, admirarlos por separado o, como es de desear, en conjunto, dialogando unos con otros a través de las fotos. La oportunidad es única, de nosotros depende, de nuestro interés por imbuirnos de profundas sensaciones estéticas, conscientes, como queda patente en este caso, de que en arte, el todo es bastante más complejo, más rico y más profundo que la suma de las partes.


José Luis Alonso Ponga
Director de la Cátedra de Estudios sobre la Tradición
Universidad de Valladolid.