martes, abril 01, 2008

El Eterno Retorno

En unos días el hueco del portátil en mi rincón será sustituido por un sobremesa. ¿Cuatro? años después, vuelve un monitor, un teclado de verdad, una torre... Todo para evitar la muerte anunciada del portátil (éste no aguantará otro verano pucelano encendido 24x7).

Mientras, intento recuperar de alguna estantería perdida los últimos libros de rol con los que nos hicimos: Mundo de Tinieblas y Vampiro: El Requiem. Tengo mono...