martes, marzo 30, 2010

Sin metáforas

Sin metáforas

Me puedes dar el más hermoso atardecer,

lo devoraré pensando en el amanecer.


El más triste relato de tu vida,

estaré buscando la salida

que no tomaste.


Exigente

todo perfecto y pulido

siempre

mucho contigo, aún más conmigo.

Aprende, aprende, aprende.


Si me heriste

lo olvidaré al poco tiempo.

Lo que me atormenta es mi propio lamento

de las heridas causadas

los males que hice

las promesas defraudadas.


Haciendo,

neuronas siempre activas

en imagenes, notas o textos

pero mi silueta, siempre movida

porque nunca me detengo

ni en mi vida

ni para conseguir lo que deseo.