domingo, marzo 21, 2010

Viaje a Camboya: 100316: Llegada a Bangkok

Nota: cuando tenga conexión subiré un nuevo "capítulo" del diario. La de hoy (domingo) corresponde con lo que escribí el primer día, el martes-miércoles 16-17.

100316 (I) Valladolid Madrid Bangkok (I)

A las 6 cogíamos el autobús hacia Madrid. No recuerdo un viaje tan complicado en el que los horarios encajasen tan a la perfección. Llegábamos hacia las 9 a Barajas, T4, bus a la T2 y directos a la cola de embarque. Inevitable pero corta espera, control de seguridad, control de pasaportes, almuerzo (más de 6 horas sin probar bocado pasan factura) y al avión.

Volamos con Thai, en un bigardo de dos pisos, amplio. Mínima espera y nada más despegar, almuerzo de cacahuetes y vino tailandés (muy afrutado para mi gusto, pero se dejaba beber). Las azafatas arriba y abajo sin parar, y a continuación la comida. Incluso dos platos (calientes) a elegir. Un diez. Bueno, un nueve, que están poniendo Crepúsculo en el proyector que tenemos justo delante...

Y ahora, antes de la siesta, escribiendo (vía Eee 901, que me acompañará durante todo el viaje) esta breve entrada que supongo acabará tarde o temprano en el blog. Aroah ('We Can't Be Friends', qué gran canción, tenéis que escucharla, adjunto parte de la letra) en los cascos. Unas nueve horas de vuelo por delante, tiempo para escribir y para soñar. Marta ya lo está haciendo en mi hombro, y yo no tardaré, ya sea despierto o dormido.


We can talk about it

We can laugh about it

We can cry about it

Alone

(...)

We could be together

We could be each other

(...)

But why am I so pleased with the way things are?

(...)

I my dreams I had you

In my mind I don't

In my heart I keep you

But in my life I won't

And that's why I know that we cannot be friends

I end up trapped in lies and breaking up my plans

...

[I] become the type of girl I hate and I don't know what for...

So no, we cannot be friends any more...


  • Aroah, 'We Can't Be Friends'


100316 (II) Valladolid Madrid Bangkok (I)

Son las 6:55pm hora española, 12:56am hora de Bangkog, y como quedan unas 4 horas de viaje supongo que serán aproximadamente las 10:56am de lo que quiera que estemos sobrevolando en este momento. Las azafatas tailandesas, de edad indeterminada y sonrisa perenne, acaban de traer la ¿cena?, un sandwich doble y un zumito :). Llevo medio durrmiendo desde que escribí el último fragmento, pero esta claro que escribir no es una actividad que propicie el sueño. El iPhone está haciendo de sanguijuela del Eee una vez más mientras suenan The Wave Pictures.


I wake up with the thunder of your typewriter every night.


  • The Wave Pictures, 'Just like a drummer'


Estoy en modo escritura compulsiva, y me gusta. En otro documento del Writer (del StarOffice del Xandros con el que me conformo) tengo cinco folios con sendas historietas. Apenas dos párrafos si llega, ejercicios símplemente. Me gusta escribir, pero hacía años que no lo hacía. Siempre volvía de las vacaciones con el propósito de retomarlo. Pero mucho mejor hacerlo a la ida :). Si quieres hacer algo, nunca esperes a las vueltas.

En el sexto folio ha llegado una idea que me gusta, Ñoña y típica, supongo, pero me gusta, Y al final de la hoja hay una decisión que tomar. ¿Final feliz o final triste? Ambos, conociéndome...


100316-17 (III) Bangkok (I)

Aterrizamos con media hora de adelanto, cogemos las maletas (que empiezan a salir antes de que lleguemos nosotros) y nos ponemos a buscar taxi para ir al punto de encuentro. Tras una negociación que acaba con un coductor indignado y nosotros bajando del vehículo y sacando los bultos del maletero encontramos una alternativa ligeramente más barata y ligeramente mejor. Esto de tener que regatear todo es un horror, nunca sabes cuándo te timan y nunca sabes cuándo lo que pides es absurdo. Supongo que si llevas varios días en un sitio eres capaz de saber cuánto debes pagar, pero hasta entonces...

Llegamos al punto de encuentro y desayunamos. El ·guest house”, algo así como un alberguue juvenil, no está mal. Muy limpio y tenemos baño con ducha propio.

El clima, sofocante. Ha caído una chaparrada, pero lo más notable es el calor. Más de treinta grados todo el día, y eso que no ha sido especialmente soleado.

Los tailandeses son en general majetes. Como todo, los hay únicamente interesados y/o bordes, pero con casi todo el mundo muy bien, a pesar de entendernos malamente (igual ese es el secreto).

Hemos estado viendo el Palacio Real (entre otras cosas). Llegar es una odisea cuando todo el mundo te intenta convencer para subirte a su medio de transporte (el mejor y más barato siempre), pero allí hemos estado unas cuantas horas pateando. Budas por todas partes (a destacar el “Buda Esmeralda”, que realmente es de jade).

Ahora, a tomar algo choriceando una conexión a Internet, cenar y a dormir, que estamos molidos.


Voy subiendo alguna fotico con el móvil en mi cuenta de Tumblr: . Las fotos menos malas tendrán que esperar a la vuelta.


Saludos a todos :-)