lunes, marzo 22, 2010

Viaje a Camboya: 100318 Bangkok (II)

100318 Bangkok (II)

Hemos dormido como marmotas (que nos lo veníamos mereciendo). Unas diez horas, creo. Y hemos ido a un pueblo que está a unas dos horas y hemos dorrmido casi todo el viaje, ide y vuelta. Ahora son las 9 hora local y creo que ya nos hemos recuperado del viaje :-).

Hemos estado en un pueblo visitando un mercado flotante. Te montan en una canoa y recorres puestecillos a lo largo de canales en medio de un bosque tropical. Es de esas cosas que no se pueden ver sin perturbarlas (maldito principio de incertidumbre), por lo que al final es un lugar muy pintoresco pero que más de la mitad de los puestos son de souvenirs, por lo que te queda la sensación de que lo que has visitado sólo tiene ese fin. Históricamente su mercado era así, canales entre las casas y cultivos, y parece que sigue siendo su medio de transporte principal. Se nota la diferencia entre los puestos para locales (comida, principalmente) y para extranjeros (budas, sombreros, ropa...).

Por la tarde, ya de vuelta en Bangkok, un interesante templo (una pagoda, para ser exactos) con un buda monumental, grande como una cancha de baloncesto (ya veréis las fotos). También hemos podido asistir a las oraciones de unos monjes (a uno le sonó el móvil durante las oraciones ^_^).

A la vuelta, paseo entre tiendas y al hotel. Nos han echado de muy malas maneras (“¡¡¡Get out of here!!!”) de una tienda por intentar regatear unas imitaciones de Threadless, que están por todas partes. Es la leche, a veces toca tragar que te digan un precio 10 veces superior al real (verídico) y tú pruebas a bajar a un tercio y se enfadan...

Ahora estoy esperando mi turno para la ducha. Ya veremos qué hacemos luego...

Finalmente estuvimos recorriendo las calles para guris que hay en la zona de guesthouses: puestos de ropa, bares, comida y espectáculos sexuales variopintos (no me dejaron investigar más al respecto, gajes de ir con la novia y su hermana). Nos tomamos unas cervezas y nos dio la una y media.

Nota al margen: la cerveza es “cara”, siendo “cara” entre uno y dos euros el botellín. Hay que tener en cuenta que un plato de noddles, la comida thai por excelencia, es más o menos medio euro, así que es cara, a pesar de no ser importada. Tampoco le encuentro mayor explicación. Mi teoría es que es ese tipo de productos de “demanda inelástica” :). Lo que no sé es quién se lleva el pico, si el vendedor o el gobierno con impuestos.