martes, marzo 23, 2010

Viaje a Camboya: 100319 Bangkok (III)

100319 Bangkok (III)

Tercera jornada en Bangkok. Nos hemos levantado a las 9 para indagar qué autobús nos llevaría a una zona de la ciudad que todavía desconocíamos. Hemos bajado pasando Chinatown y hemos andado hasta llegar a un barrio cuasi chabolista de gente que está al servicio de los monjes del monasterio de Golden Mountain (al que hemos ido después). Buena parte de esa gente se dedica a forjar unos cuencos metálicos destinados a las limosnas. Marta ha descubierto el maravilloso mundo de laas bolsas de refresco con hielo y pajita :-).

Después hemos subido al Golden Mountain. La construcción en sí dice bastante cutre, pero subes a la azotea y tienes una vista impresionante de la ciudad, aparte de un enorme ¿stepe? que espero que quede vistoso en HDR :-).

Caminando caminando hemos pasado por un templo chino, un espacio para múltiples religiones de dicha procedencia. Bastante curioso, era un poutpurrí de elementos sagrados, representación teatral incluída. Tenemos que buscar porqué no se puede pisar el umbral de las puertas.

Después hemos llegado al momento a la democracia, donde están congregados todos los partidarios de la oposición al gobierno actual. Se hacen llamar la “Marcha Roja”, y lo de “marcha” debe ser por la fiesta que se traen. Aquél campamento/feria/lo-que-sea se parece más a la party dance o a la marcha del orgullo gay que a una protesta por el restablecimiento de los valores democráticos. Eso sí, hemos hecho unas fotacas bastante interesantes a los manifestantes, que posaban gustosos.

Nota al margen: no ha habido ni una sola persona que se haya negado a que le hiciese una foto. No sólo eso, sino que habitualmente posaban y sonreían. Todavía no se han contaminado por la estupidez europea por la que parece pecado fotografiar a alguien.

Por la mañana, tras el templo chino, nos encontramos con u tailandés (aparentemente) muy amable que nos dijo que ese día era una importante celebración budista, y que iba a haber una gran fiesta en un templo en Chinatown, con fuegos artificiales y cientos de monjes. Por la noche, tras haber descansado mínimamente en el guesthouse, fuimos para alláa, pero fue imposible encontrar nadya. O el tipo nos había mentido, o no supimos encontrarlo. Paramos a un monje para preguntarle, y nos dijo que no sabía nada acerca de lo que le preguntabamos, y que ese día no era ninguna celebración especial, así que o nos habían timado o había habido algún problema de comunicación.

Actualización: Laura vio fuegos artificiales al día siguiente ¬¬. El buen tailandés se equivocó de día.

A volver a casa en taxi. Por cierto, si os montáis en un taxi, nunca negocieis el precio, decidle que ponga el taxímetro, y si se niega, buscad otro taxi. Es habitual que si coges un taxi en guirilandia (la zona de los guesthouses) te ofrezcan carreras por doscientos o trescientos bahts, precio infinitamente superior a lo que marcaría un taxímetro. Y los tuk tuk no son tan frescos como parecen. Mejor un taxi con aire acondicionado :).