martes, abril 06, 2010

Viaje a Camboya: 100402 Phnom Penh (II): microeconomía, comida y bebida

100402 Phnom Penh (II): microeconomía, comida y bebida

Como hoy no ha sido un día demasiado intenso para contar, voy a extenderme un poco en la microeconomía para turistas en Camboya :-)

Por la mañana, tras desayunar a la Khmer (arroz frito) hemos ido al Palacio Real en tuk tuk, y han vuelto mis problemas con las negociaciones, con un intento de timo. El precio acordado por la carrera eran 1.5$, y el conductor, por dos veces y de manera muy obvia, ha intentado engañarnos dándonos mal la vuelta. Al final he terminado gritándole que ahora era yo el que le tenía que pedir más dinero, y que era un ladrón y un jeta. Estas cosas me sacan de quicio, lo siento. Aquí levantar la voz a alguien es una falta de respeto muy grande, por cierto, y ni se ha molestado en contestarme. Veo legítimo (no me gusta, pero esa es otra cosa) que en la negociación pretendan sacar algo más de dinero, pero que me intenten engañar es pasarse de la raya.

Hablando de dinero, aquí se usan dólares para las cantidades mayores de 4000 rieles (que equivalen a un dólar), y los rieles sólo para la “calderilla”. Hay unos billetes de 50 rieles (echad cuentas) con los que la gente hace bonitas flores, no valen para mucho más. A el del tuk tuk anterior le dimos 5$ y pretendió devolverme 2000 rieles...

Otra cosa importante a la hora de poder estimar cuánto valen este tipo de cosas es saber que el sueldo medio de un camboyano está alrededor de 4$-6$ al día. Aquí según te montas en un tuk tuk te piden 2$, vayas donde vayas, lo cual siempre es rebajable. O las botellas de agua, por las que a menudo pretenden cobrar 1$ (por las de medio litro), cuando perfectamente las puedes comprar a 1000 rieles (por la calle). Con la de botellas que son necesarias para pasar este calor, este ahorro no es ninguna tontería.


Retomemos el diario del día.

El Palacio Real es algo que hay que ver si vienes, pero tampoco es nada del otro jueves. Es un conjunto de edificios muy bonitos, en los que se exhiben joyas y tesoros. Mucho oro, mucha plata, y muchos budas. Lo más interesante, la parte del patio donde hay un monumento por cada rey difunto, y la pagoda de plata (llamada así por sus “azulejos” de plata). Entra con agua, por cierto, porque cobran las botellas a un dólar ¬¬.

Después visitamos Wat Phnom, el lugar donde al parecer se fundó la ciudad. Es un pequeño montículo coronado por una pagoda y rodeado por un parque (que aquí escasean, así que se agradece). El parque está poblado por monos. Nota: si pretendes acercarte a ellos con la cámara, asegúrate de que has puesto los filtros en los objetivos, a veces se ponen violentos xD.

Acabamos el día tomando una copa en una zona de bares. Tipico pub con billar, grupo de música en directo, y camareras. Mañana hablo algo acerca de los juegos en este país :-).