miércoles, abril 07, 2010

Viaje a Camboya: 100403 Phnom Penh (III): cultura khmer y más

100403 Phnom Penh (III): cultura khmer y más

Último día en Phnom Penh.

Por la mañana, visita al Museo Nacional de Camboya, donde puedes encontrar un recorrido por la historia del país a través de su escultura, orfebrería y otros objetos (armas, sillas...). Si has visitado Angkor y unos cuantos templos no verás nada nuevo, pero es un buen momento para dar un repaso, al menos por encima, a parte de la historia y religión de la zona. Camboya en la actualidad es principalmennte budista, pero se mezclan otras religiones y tradiciones, especialmente hinduísta, haciendo difícil para los profanos como yo enterarse de lo que estás viendo. Deberías salir del museo al menos distinguiendo entre vishnu, shiva, buda y sabiendo qué son las nayas :-).

De ahí nos fuimos a hacernos con una maleta (últimamente salimos a maleta por viaje, nos cargamos todas) al mercado próximo a la guest house (. Estamos alojados en Capitol, la guest house más antigua de Camboya, y por 10$ el día tienes, en pleno centro, habitación doble con baño, tele (que no usarás), aire acondicionado y ventilador. Estos dos últimos elementos son un eficaz antimosquitos por la noche. En esa misma calle tienes un restaurante llamado Dragón, con wifi, la cual llega a la guest house, por si te interesa tomar una cerveza en el happy hour y tener wifi (probablemente) en la terraza durante toda tu estancia :-). También tienen un funcional (barato) restaurante, y el transporte más barato de la ciudad a casi cualquier parte.

¡Happy hours, por cierto! Casi todos los locales tienen, y en general no es una hora, sino medio día, de algún producto más barato. Dragon, por ejemplo, tenía una cerveza (Lao, bastante mala), por menos de un dólar. Dependiendo del local la oferta será una u otra.

El mercado en cuestión se llamaba Orussey, pero en la ciudad te encontrarás con varios similares (siendo los más importantes el de “los rusos”, el “nocturno” y el “central”). Todos son similares: estructura cubierta (normalmente edificio monumental de hormigón), con multitud de puestos pequeños (4 metros cuadrados aprox.) agrupados por sectores (textil, alimentación, peluquerías...). Nula ventilación y refigeración (a sudar), y a negociar por cualquier cosa. Recomendación: busca los puestos más alejados y menos frecuentados por turistas. Por ejemplo, el “nocturno” es especialmente prescindible: la parte de alimentación probablemente no te interese (a menos que te hayas hecho con alojamiento con cocina, cosa poco probable) y el resto está orientado a turistas. En general los camboyanos son amables y simpáticos, pero los vendedores (y conductores y demás) que están más en contacto con turistas son más ariscos). En dicho mercado nocturno hubo dependientas que se me enfadaron por pedirlas calzoncillos a dólar (cosa que conseguí en un puesto más alejado). Están muy acostumbrados a que los extranjeros nos dejemos timar con facilidad.


Tras el mercado, intentamos ir al boxeo, pero un conductor torpe provocó que perdiésemos una hora para nada. A veces ahorrarse medio dólar no compensa. Hay que tener cuidado, hay algunos que se ofrecerán a llevarte sin saber siquiera dónde vas.

Sin embargo, conseguimos llegar a la escuela de danza clásica khmer Apsara (“Apsara Arts Association”). Es una escuela que da acceso libre a los ensayos, de 7:30 a 10:30 y de 14:00 a 17:00. Entrada gratuita a un teatrillo de madera, en el que los niños (10-20 años, aprox) bailan, con banda en directo (adultos) incluída. Merece la pena, pero deja al menos un donativo ;-). Los de la escuela son simpáticos, hacen una buena labor con los niños (de los niños y la pobreza comentaré algo después) e incluso reparten agua al comenzar. No sólo puedes hacer fotos (sin flash, por favor), sino que al final incluso posan (orquestados por la profesora). El espectáculo en sí está bien, es algo que debes ver si vienes por aquí, aunque personalmente se me hace algo pesado (gustos personales). Hacer fotos mientras es un buen pasatiempo de todas formas.

Al salir, uno de los momentos más duros de las vacaciones. La escuela está situada en una calle (relativamente) rápida y con tráfico, y acababa de ocurrir un accidente. Una mujer estaba tendida en el suelo, alguien había chocado con ella (iba en moto, que estaba en medio de la carretera) y se había ido. Había mucha gente alrededor, y al poco nos fuimos porque no ibamos a poder hacer nada que no pudiesen ellos mejor que nosotros. Estaba consciente, así que supongo que sería alguna fractura. Días atrás yo había comentado que el trafico de allí, pese a ser demencial, no era mortal: como se circula tan despacio, casi todo se reducirá a chapa y pintura. El problema viene cuando eres tú el que necesitas atenciones. Algo que en España no sería grave (en un par de minutos tendrías una ambulancia y en poco más tendrías localizadas las fracturas y te estarían atendiendo) aquí puede ser mortal. La quitaron el casco y se la llevaron en moto (uno conduciendo y otro llevándola en brazos).

Por la noche fuimos a ver combates de boxeo khmer, Nota: khmer = camboyano, pero te interesa conocer el término, lo verás por todas partes. Si vas a la ciudad, pregunta. Parece que son muy frecuentes los fines de semana en las televisiones locales, y la entrada es gratuita. Lleva un teleobjetivo, las mejores fotos las conseguirás desde las gradas ;-). Los de seguridad son razonables y te dejan pegarte al cuadrilátero si así lo deseas, de todas formas. Eso si, más de dos horas es un poco excesivo si no eres aficionado. Seguro que salimos en la tele, prácticamente éramos los únicos extranjeros del lugar y estábamos los tres seguidos haciendo fotos como locos =D.